Aliviar los cólicos de forma natural con el método Kusi Wawa

Recuerdo un día en el que la matrona en clase de preparación al parto nos hizo escribir en una hoja los miedos que teníamos, y a las que repetíamos, escribir si había algo por lo que no nos gustaría volver a pasar…

Recuerdo que lo primero que escribí y en mayúscula fue: – CÓLICOS!

Me vienen a la cabeza aquellos días con mi primera hija, días de llantos y desesperación.

Una tarde de repente se puso a llorar y ya no paró hasta unos meses después. El primer día pensamos que podía ser algo normal (primerizos), pero después de estar así tres días decidimos llevarla al pediatra, que nos dijo que eso era el temido cólico del lactante.

Creo que a estas alturas todos/as sabemos que son los cólicos, pero os pongo una breve explicación por si se acaba de incorporar algún/a padre/madre primerizos y aun no “están al día”.

El cólico del lactante es un trastorno típico de los primeros meses de vida que se caracteriza por un llanto intenso y prolongado sin causa aparente. También se le conoce como cólico de los tres meses, cólico vespertino o del anochecer, alboroto paroxístico del lactante o cólico de gases.

Si vuestro bebé llora más de 3 horas al día, más de 3 días a la semana por más de 3 semanas, podemos estar hablando de cólicos del lactante.

Puede ocurrir tanto en bebés de pecho como de biberón. Siendo menos frecuente en bebés que toman pecho ya que no tragan tanto aire, por lo tanto no les cuesta echarlos  y no tienen tanto dolor.

¿Entonces?, si mi hija toma pecho y tiene un buen agarre, ¿Por qué tiene cólicos? Pues… un misterio sin resolver. Un 40% de los bebés los tienen y esta vez, nos ha tocado.

La solución que nos dieron fue darle unas gotas (Colimil) masajes después del baño y a esperar. De repente a eso de los 3-4 meses un día dejo de llorar… Aleluya!!!

A mí el tema cólicos me dejó un poco tocada y no quería por nada del mundo volver a pasar por ello. Por aquel entonces, pensaba que solo tenía la opción de darle “aquellas gotas” a mi futuro hijo que estaba por llegar, y pasar esas horas de llantos con resignación…

Una mañana se puso en contacto conmigo Meritxell, una mamá emprendedora, que acababa de crear un método para ayudar a relajar a los bebés que sufren de cólicos o algún malestar intestinal.

Así fue como conocí el método Kusi Wawa, y ese fue el día que a mi se me iluminó el cielo!

Este método consiste en aplicar calor en la barriguita de nuestro bebé.

El cojín térmico se calienta 15 segundos al microondas, y SIEMPRE hay que comprobar que no esté muy caliente antes de ponérselo a nuestro bebé.

En nuestro caso hemos usado la wawa band, que es una faja donde se mete dentro un cojín térmico de semillas, que va a producir calor en la zona abdominal.
El calor actúa como analgésico y activa la circulación por lo que, aplicado en las zonas gástrica e hipogástrica, regula el transito intestinal. Además, tiene un olor super rico que les relaja muchísimo.

Esta vez no hemos sufrido de cólicos (o no tanto) como con la niña. El peque lo que ha tenido desde la segunda semana han sido muchísimos gases… como no podía expulsar estos gases, nos pasábamos las noches en vela con el pobre quejándose y retorciéndose.

Así que cuando se le cayó la pinza del cordón umbilical, nos pusimos manos a la obra!

La primera noche que usamos la wawa band, a los pocos minutos el peque empezó a tirarse pedetes y cuando nos dimos cuenta estaba tan relajado que esa noche durmió cuatro horas del tirón!

Y con esto, junto a el coliprev que nos recomendó la pediatra y los masajes, nos está yendo fenomenal!

Poco a poco ya va madurando un poco más y cada vez notamos menos que esté molesto por los gases… aun así, si vemos que algún día esta molesto o irritado y le cuesta mucho dormir… le hemos puesto la fajita y ha descansado mucho mejor.

Podemos tener estos problemas hasta los cuatro meses, así que seguiremos poniéndole la banda siempre que lo necesite…

Como os he dicho, mi hijo de lo que padece son de gases por lo tanto hemos usado este método como un método complementario.

Si vuestros hijos sufren de cólicos (con llantos) tenéis que combinarlo con el wawa wrap, arrullo para envolver al bebé y que se sienta protegido y la wawa wear, que es un pijama con broches para poder colocar mejor la wawa band.

Y aplicar las enseñanzas del Dr Karp, que comparte en su libro “The Happiest Baby on the Block – El bebé más feliz del barrio”

También conocido como las “cinco S”:

1. Swaddle. Envolver al bebé con el Wawa Wrap.
2. Side or Stomach. Colocar al bebé boca abajo o de lado.
3. Shush. Emula el sonido que tanto le relajaba dentro del útero con un Shhhhh o Mmmm.
4. Swing. Balancéalo.
5. Suck. Cuando el bebé está relajado, el hecho de tener un chupete puede ayudar a mantenerlo relajado más tiempo.

Es una pena no haber sabido esto cuando mi hija pasó por los cólicos. A veces nos falta algo más de información y saber que algo tan natural les va a ir tan bien.

Yo no tenia ni idea de la existencia de estas bandas, y ahora pienso que si a mí cuando me duele la tripa, me alivia el calor… como no le va a aliviar a mi hijo.

Recordar que es muy importante estar nosotros relajados para poder relajar a nuestro bebé. Los cólicos no se eliminan al 100%, pero con mucho amor y todo lo que os he contado podemos hacer que nuestros peques descansen mucho mejor.

 

1 comentario

  1. […] os hablé en el post de la semana pasada (click aquí!) hay maneras de hacer que un bebé se relaje y duerma tranquilo (siempre que no esté malito, ni […]

Deja un comentario