Oganizando una boda

Os preguntareis que hago escribiendo sobre bodas en un blog de maternidad…
Aparte de ser mamá  también soy novia (actualmente prometida) y en mi día a día a parte de ver pañales, biberones y algún que otro capitulo de Peppa Pig, también veo vestidos de novias, complementos, menú de bodas, invitaciones de boda y un sin fin de cosas.

Cuando pensaba en una boda por mi cabeza solo pasaban imágenes de fiesta y diversión. No me imaginaba ni de lejos lo que conlleva organizar una boda.

Cariño, quiero algo intimo… (esto lo decía cuando idealizaba mi boda perfecta) ahora a solo 3 meses de mi boda veo que esto de intimo no tiene nada!

¿Sabeis a cuantas personas hay que contratar para ese día? ¿cuantas personas van a haber en tu casa esa mañana?
Que si la maquilladora, la peluquera, el fotógrafo, el chico del vídeo, el que se encarga del decorado, la familia, la vecina que se pasa a cotillear y por supuesto tú. Demasiadas personas para una casa tan pequeña…

Personalmente no tenía ni idea de que había que tratar con tanta antelación los preparativos de una boda… contratar el restaurante un año antes???!!! ¿pero tanta gente se casa este año? por no hablar de ir a probarte vestidos de novia con un año también de antelación. Tú piensas bueno veo vestidos y el que más me guste ese será mi vestido. Pues no! te pasas meses viendo vestidos y lo que te gusta de uno no lo tiene el otro y así pasa el tiempo y tu sin vestido.

Unos meses después…
Por fin tenemos el vestido reservado y el restaurante!! ¿Qué es lo siguiente? pues… el cursillo pre-matrimonial. ¿¿¿perdona??? una semana de “clases” para aprender a convivir en pareja y que te enseñen como formar una familia… creo que llegan un poquito tarde. (pero si te quieres casar por la religión católica es lo que hay…)

La primera semana me vine arriba y decidí hacer yo todo lo relacionado con la decoración, unas pocas semanas después decidí que lo mejor sería contratar a una “wedding planner” se que es algo que solo lo vas hacer una vez en tu vida y algo muy personal, pero con la niña, el trabajo… no doy para más y lo ultimo que quería era que algo tan especial se convirtiera en una pesadilla.

Unos de los momentos más bonitos para mi fue elegir el diseño de las invitaciones de boda (esto si lo elegí yo) parece que no te crees que te vas a casar hasta que no lo ves en un sobre.

Faltan solamente 3 meses para mi boda y hoy por hoy no hay nervios, creo que lo tengo todo bajo control. Cuando falten 3 días ya os contaré…

Siempre he tenido claro que quería formar una familia y casarme (así por ese orden) y ahora estoy a nada de cumplir mi sueño con mi mejor amigo, mi media naranja, el padre de mis hijos… y no puedo estar más feliz. Por todo esto necesitaba contarlo al mundo!

El momento que más espero por supuesto después del Sí, quiero, es el momento de ver a la peque traernos los anillos…
Prometo hacer un post después de la boda donde podréis ver alguna foto!.

No puedo terminar el post sin antes reconocer que a pocos meses de la boda aún me queda muchas cosas por hacer y por comprar!!! Es algo muy propio de mí, me dejo todo para el último día.

Algo muy curioso que os quería contar, es que cuando le dices a la gente que te casas con 23 años no ponen cara de susto y te dicen lo loca que estás como cuando les dices que vas a tener un hijo… vale que de un hijo no te podrás separar jamás, pero es una decisión personal en la que nadie debería opinar… ¿no creéis?

 

Deja un comentario