Test de O´sullivan ¿Qué es y en qué consiste?

El test de O´sullivan es una prueba que se realiza a todas las embarazadas, tengan la edad que tengan, sobre la semana 24-28 de embarazo aprovechando la analítica del segundo trimestre.

De normal se realiza con unas 8-10 horas de ayuno. Hay que tomar un “preparado de naranja” que son 50 gramos de glucosa y en la hora siguiente se hace la extracción.

Dependiendo de donde seas te harán solamente una analítica o dos.

Puede darse que en el primer o tercer trimestre también se realice si:

  • Se tiene sobrepeso en el embarazo.
  • Se es mayor de 35 años.
  • Tenemos algún familiar con diabetes.
  • Has tenido diabetes gestacional en un anterior embarazo.
  • Si algún hijo anterior ha pesado más de 4 kg. al nacer.
  • Si hay glucosa en la orina (glucosuria).

Esta prueba no da un diagnóstico exacto, se realiza para identificar a las mujeres en riesgo de tener diabetes gestacional.

Si el resultado al cabo de una hora es igual o superior a 140 mg/dl  se considera que el test es positivo.

En este caso habrá que realizar otra prueba (TTOG) test de tolerancia a la glucosa, o como las embarazadas la llamamos “curva larga“.

Consiste en tomar esta vez 100 gramos de glucosa y hacer otras analíticas. Una antes de tomar el preparado y otra cada hora, durante 3 horas. Es posible que te manden aumentar los carbohidratos en la dieta unos días antes.

Si esta nueva prueba da positivo, se volverá a realizar unas semanas después y si sigue dando positivo, entonces se diagnosticará diabetes gestacional.

Estos serían los límites máximos:

La diabetes gestacional es una de las complicaciones más frecuente en las embarazadas, afectando a un 10% de embarazos.

Esto puede causar complicaciones en el parto (el bebé es muy grande) y se termina haciendo cesárea, los bebés pueden tener problemas respiratorios y en un futuro pueden desarrollar obesidad o diabetes.

Si tus resultados han sido inferiores a 140 mg/dl no tienes de que preocuparte.

Ahora quiero dar mi opinión sobre ese “preparado de naranja” personalmente, está muy malo!!! tomar algo tan dulzón estando en ayunas es casi imposible que no nos de nauseas o incluso vómitos.

En mi primer embarazo me “sentó” fatal, llegué al centro de salud con muchas ganas de vomitar y me costó muchísimo aguantar a que me sacaran sangre.

Esta vez mi ginecóloga me recomendó tomarlo muy frío, con un cubito de hielo y con pajita para que el liquido entre directamente y no lo saboreemos mucho.

La verdad, que me fue de lujo. A sorbitos pequeños conseguí tomarme el botecito entero y aguanté como una campeona 😜

Así que os lo recomiendo 100%!!!

 

Deja un comentario